11 formas de detectar un posible cáncer: ¡La prevención es importante!

La prevención es un factor fundamental en la lucha contra el cáncer. Hay síntomas muy claros que todos conocemos, pero hay otros que podemos pasar por alto y a los que hay que prestar atención.

 

  1. Dolor persistente y localizado

Las personas tenemos dolores muy a menudo: cefaleas, dolores abdominales, dolor de huesos… ¿Cómo diferenciar un dolor normal de un dolor asociado a un tumor?

Nosotros no podemos saberlo. De ahí que debamos tener en cuenta estos aspectos:

El dolor es persistente y localizado: dolor en la cadera, a un lado del abdomen, en un punto de la cabeza, del pecho…

El dolor va asociado a un gran cansancio.

Perdemos peso.

No dudes en acudir a tu médico si presentas una molestia constante.

  1. Pérdida de peso inexplicable

Te lo señalábamos al inicio: no es normal perder peso de un día para otro sin que exista una razón. Por ello, es importante que atiendas a tu cuerpo:

¿Has perdido el apetito?

¿Te tarda mucho en hacer la digestión?

¿Hay días en los que sufres estreñimiento y otros diarrea?

¿Te notas muy agotado/a?

Acude a tu médico para conocer la causa y descartar cualquier problema serio. No hay que tener miedo antes de hora.

  1. Fiebre

Nadie tiene fiebre sin que exista una razón. El cuerpo presenta fiebre como mecanismo de defensa ante una infección o una alteración en nuestro organismo.

Si sueles tener fiebre por la noche y sudas mucho, notando incluso cómo se humedece tu almohada, cabe la posibilidad de sea un síntoma de un linfoma. No obstante, y como siempre decimos, puede deberse a otras causas, como problemas en las tiroides.

  1. Cansancio extremo

El cansancio puede deberse muy bien a una anemia, a los efectos de la menopausia o a una fibromialgia. No debemos alarmarnos antes de hora.

No obstante, si percibes que cada día te resulta más difícil seguir el ritmo normal que tenías antes, no dudes en acudir a tu médico. Lo más probable es que se deba a causas poco importantes, pero siempre hay que salir de dudas.

  1. Atención a los cambios en la piel

En nuestro espacio te lo indicamos muy a menudo: debemos atender a los lunares que aparecen en la piel. Por ello, no olvides nunca la regla del “ABCD” para atender la salud de tus lunares.

A: un lunar debe ser simétrico. Si ves que una mitad del lunar no coincide con la otra acude a tu dermatólogo.

B: los bordes de un lunar deben ser siempre regulares

C: observa el color del lunar y vigila que no tenga partes de otras tonalidades.

D: un lunar nunca debe tener como diámetro más de 6 milímetros.

Además de estos datos, debes estar pendiente.

  1. Heridas que no cicatrizan

En ocasiones, el cáncer de piel se asocia a pequeñas heridas que nunca cicatrizan. Nos rascamos y sangran, se forma una costra, esta cae y volvemos a sangrar.

Atiende, pues, heridas en la piel y también en los genitales.

  1. Manchas blancas en la boca

Las manchas blancas en la boca se asocian al cáncer de boca y suelen aparecer en personas que son fumadoras de pipa. No obstante, no podemos descartar que puedan deberse a otras causas.

Si eres fumador o fumadora, no dudes en consultar con tu médico si percibes este síntoma.

  1. Sangrado repentino

Es un síntoma muy común de la presencia de un cáncer. Hechos como tener sangrados fuera del periodo de la menstruación, sangrar al toser o sangrar por el pezón son realidades que nos deben llevar de inmediato al médico.

Si presentas sangre en tu orina, sabes que puede deberse a un problema renal. No obstante, es importante también acudir a la consulta de atención primaria.

  1. Aparición de bultos

Ya sabemos que la presencia de un bulto en el pecho nos alerta de la posibilidad de un tumor. Ahora bien, en ocasiones hay personas que dejan pasar estas protuberancias en otras partes del cuerpo porque creen que no puede ser importante:

Si notas un pequeño bulto en la clavícula puede ser pista de un linfoma.

Atiende también los bultos en axilas e ingles.

Observa cualquier alteración en tus piernas y brazos, en especial si no se deben a ningún golpe.

  1. Problemas para tragar

Puede ser una pista de un cáncer de esófago o faringe. Si es algo recurrente, consulta con tu médico. En ocasiones se debe a una simple inflamación, pero es importante salir de dudas. ¡Vale la pena!

  1. Cuidado con la tos persistente

La tos persistente puede deberse a cualquier afección, desde una alergia o un resfriado a reacciones ante una atmósfera muy contaminada.

Ahora bien, si es algo persistente, si notas que te cambia la voz, si te cuesta tragar o es algo ya que te preocupa, acude al médico, en especial si eres fumador.

loading...

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *