Todo nuestro organismo se encuentra conectado, por lo tanto al fallar una pieza todas las demás se ven afectadas, este proceso se ve claramente en nuestro sistema digestivo.