Come mandarina contra las grasas

Las mandarinas son lo bastante dulces como para sustituir los azúcares, lo que las hace ideales para aquellas personas que quieran bajar de peso.

 

Cuando se quiere perder peso, una estrategia fundamental es evitar el azúcar a toda costa. Así que, ¿qué mejor manera de apaciguar a ese antojo dulce que con un sustituto natural?

 

 

Las mandarinas son alimentos básicos y, afortunadamente, encajan perfectamente en una dieta que combate la grasa, además de que son lo suficientemente dulces para comerlas como aperitivos y postres, lo que las convierte en sustitutos maravillosos para los dulces con alto contenido calórico. Así que ya sabes, come mandarina contra las grasas.

 

Beneficios para la salud

Las mandarinas, junto con las naranjas, son por supuesto más famosas por su contenido de vitamina C (27 mg por cada 100 g). Esto es particularmente importante para los fumadores, que pueden requerir el doble de vitamina C que los no fumadores para ayudarles a protegerse de la aparición del cáncer de pulmón. Para las mujeres en edad reproductiva, las mandarinas son también una fuente de ácido fólico, conocido para ayudar a prevenir defectos de nacimiento del tubo neural.

 

La mandarina, además, contiene más de 150 fitoquímicos diferentes y más de 60 de ellos son flavonoides. Los flavonoides protegen los vasos sanguíneos, reducen la inflamación y son fuertes antioxidantes. Los fitoquímicos polifenoles son antioxidantes y ayudan a prevenir el cáncer y las enfermedades del corazón.

 

Actualmente los polifenoles están siendo examinados por su papel en la memoria y otras funciones cerebrales. Otro grupo de fitoquímicos, flavanonas, especialmente una llamada herperidin, puede disminuir la inflamación, la presión arterial y los niveles de colesterol en la sangre. Herperidin se encuentra en la pulpa blanca interior de la mandarina por lo que se recomienda comer la mayor cantidad de la membrana blanca que tus papilas gustativas toleren.

 

El poder de la mandarina contra la grasa

Una investigación de laboratorio del equipo de Murray Huff de la Universidad Western Ontario muestra que, nobiletina, un flavonoide encontrado en mandarinas, evita la acumulación de grasa en el hígado mediante la estimulación de la expresión de los genes implicados en la quema del exceso de grasa y la inhibición de los genes responsables de la fabricación del lípido.

 

Este es el mismo grupo que descubrió un flavonoide en el pomelo llamado naringenina, que ofreció una protección similar contra la obesidad y otros signos de síndrome metabólico. Según Huff, lo que es realmente interesante para ellos es que nobiletina es diez veces más potente en sus efectos protectores en comparación con la naringenina y Nobiletina tiene, además, la capacidad de proteger contra la aterosclerosis.

loading...

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *