Las 5 mejores infusiones para calmar el colon irritable

Para aliviar las molestias asociadas al síndrome del colon irritable podemos aprovechar las propiedades de algunas infusiones, como la menta o el anís, que nos ayudan a evitar los gases

El colon irritable, también conocido como colitis mucosa, es un trastorno digestivo que provoca dolores abdominales y cambios en el tránsito intestinal, de modo que se producen periodos de estreñimiento y diarrea.

 

Es una enfermedad cuyos casos van en aumento, dado que la mala alimentación y el sedentarismo influyen fuertemente en su desarrollo.

 

Afecta a personas de todas las edades, aunque es más habitual en los adolescentes o personas que están iniciando su edad adulta

Si bien los síntomas pueden darse de forma esporádica o ante algunos estímulos externos, también puede convertirse en un problema crónico que reduce la calidad de vida.

 

Y es que, además del dolor, los pacientes sufren acumulación de gases, llenura y otros incómodos malestares digestivos que tienden a empeorar cuando no se les brinda un tratamiento.

 

Por fortuna, hay remedios de origen natural como las infusiones que, por sus propiedades, facilitan su alivio sin causar reacciones secundarias indeseadas.

 

¡Descúbrelas!

 

 

  1. Infusión de salvia

La salvia es una planta con propiedades astringentes y antiinflamatorias que facilitan el alivio de los síntomas del colon irritable.

 

Sus nutrientes resultan beneficiosos para la flora bacteriana del intestino y, gracias a esto, previene el estreñimiento y la inflamación.

 

Ingredientes

una cucharadita de salvia seca (5 g)

una taza de agua (250 ml)

Preparación

Incorpora la salvia seca en una taza de agua hirviendo y déjala reposar de 10 a 15 minutos.

Una vez esté apta para su ingesta, cuélala.

Modo de consumo

Ingiere 2 tazas de infusión al día, una en la mañana y otra en la noche.

  1. Infusión de semillas de hinojo

Las semillas de hinojo son populares por sus propiedades digestivas y antiinflamatorias que, en conjunto, promueven el alivio del colon irritable.

 

Estas reducen de forma notoria la hinchazón del vientre, ya que ayudan a expulsar los gases y las toxinas retenidas en el intestino.

 

 

Ingredientes

una taza de agua (250 ml)

una cucharadita de semillas de hinojo (5 g)

Preparación

Pon a hervir una taza de agua y, cuando alcance el punto de ebullición, retírala del fuego y agrégale las semillas.

Deja que repose 15 minutos y cuélala.

Modo de consumo

Consume una taza de infusión en ayunas y tras ingerir comidas copiosas.

  • Infusión de anís

La infusión de anís es un remedio antiinflamatorio y calmante que reduce los espasmos estomacales y la acumulación de gases en el intestino.

 

Sus propiedades digestivas reducen la irritación del colon y, a su vez, brindan un efecto protector sobre las bacterias saludables.

 

Ingredientes

una cucharada de anís (10 g)

una taza de agua (250 ml)

Preparación

Incorpora el anís en una taza de agua hirviendo y déjalo reposar 10 minutos.

Pasa la infusión a través de un colar y desecha los restos de anís.

Modo de consumo

Ingiere la infusión antes de cada comida principal.

  1. Infusión de menta

La menta es una de las plantas que más se utilizan para reducir las molestias digestivas vinculadas con los problemas en el colon.

 

Esta cuenta con propiedades antiespasmódicas, sedantes y antiinflamatorias que controlan el dolor y la hinchazón en el vientre.

 

Ingredientes

una taza de agua (250 ml)

una cucharada de hojas de menta (10 g)

Preparación

Hierve la taza de agua y agrégale las hojas de menta.

Tápala y espera que repose entre 10 y 15 minutos.

Filtra la bebida con un colador y consúmela.

Modo de consumo

Toma una taza de infusión en ayunas y repite su ingesta 2 o 3 veces al día.

  1. Infusión de melisa

La infusión de melisa es ideal para promover la digestión y reducir la formación de gases en el intestino.

 

Su acción antiinflamatoria ayuda a reducir la irritación del colon y calma el dolor asociado a la irritabilidad.

 

Ingredientes

una taza de agua (250 ml)

una cucharada de hojas secas de melisa (10 g)

Preparación

Pon a hervir una taza de agua y, cuando llegue a ebullición, agrégale la melisa seca.

Reduce el fuego y deja que se realice la decocción durante 2 o 3 minutos más.

Pasado este tiempo, retíralo y espera que alcance una temperatura apta para el consumo.

Modo de consumo

Toma una taza de infusión en ayunas y otra a media tarde.

Ten en cuenta que, para óptimos resultados, el consumo de estas infusiones se debe complementar con una alimentación saludable, controlada en grasas, azúcares y carbohidratos.

 

Asimismo, es primordial evitar la ingesta de alcohol, el tabaco y las bebidas estimulantes como las que contienen cafeína.

loading...

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *