Mira como muchas Mujeres se están Rejuveneciendo, solo Aplicando esto una vez a la semana.

¿Alguna vez te has preguntado si es posible rejuvenecer el rostro? Obviamente los milagros no existen, pero lo que sí podemos conseguir es aportar a nuestra cara más luminosidad, más tonacidad, más elasticidad. Obviamente descartamos de plano cualquier posibilidad de cirugía o botox, pero no te desesperes, acá te traemos una opción sumamente sencilla, natural y económica!

En este artículo te diremos como ganarle 10 años al tiempo. Esta receta japonés a base de arroz, cuando es utilizada correctamente, en pocas semanas los resultados se hacen notorios muy rápido. Son varios los beneficios que aporta esta mascarilla: aclara la piel y elimina las manchas oscuras dejando la piel suave y tersa.

El arroz es un aliado perfecto para la piel. El grano en sí es exfoliante, por lo que elimina las células muertas, mientras que el agua de arroz hidrata, regenera y reafirma la piel.

Aparte de gozar de las propiedades antioxidantes de esta receta, tu piel se verá más hidratada mientras se reducen las áreas inflamadas del rostro (ojeras y espinillas). Y por si esto fuera poco, esta mascarilla arregla los efectos dañinos del sol, esto gracias al escualeno.

Beneficios del arroz para rejuvenecer el rostro

El arroz es un buen tonificante para la piel. Dispone de un elemento llamado inositol estupendo para frenar el envejecimiento, estimular la circulación sanguínea y tratar muy adecuadamente la salud general de la piel.

Es rico en vitamina B. Ya conoces la gran virtud de la vitamina B para cuidar de nuestra piel, nuestro cabello, nuestras uñas…, estimula su regeneración, su suavidad, su fortaleza frente a elementos externos.

Hidrata, regenera y reafirma la piel. Esta virtud deriva sobre todo del agua de arroz, un remedio muy tradicional para las mujeres japonesa.

Efecto antiarrugas. Como ya te hemos señalado, el secreto del arroz para rejuvenecer el rostro radica en el inositol. Corrige las arrugas y estimula la circulación de la piel del rostro, siempre tan delicada.

Es un gran exfoliante. Es sorprendente, pero a estas virtudes hemos de añadirle también el ácido pítico. ¿Y qué hace este elemento? Eliminar las células muertas, ayudarnos poco a poco a rejuvenecer el rostro.

Elimina manchas del acné. Nuevamente, es el agua de arroz la que forma parte de este tratamiento ideal para limpiar nuestra piel de elementos extraños. La depura, la tonifica, disminuye las manchas faciales provocadas sobre todo por el acné. Es ideal realizar un tratamiento al menos dos días a la semana.

Mascarilla japonesa para desaparecer las manchas

Ahora ya sabes que nuestra mascarilla de origen japonés va a tener como elemento básico el arroz. Rico en vitaminas y en elementos rejuvenecedores, vale la pena que nos apliquemos este remedio dos veces a la semana. Si lo deseas puedes complementar esta mascarilla con tus cremas habituales, es pues un sencillo modo de obtener beneficios del modo más económico posible. Y te lo aseguramos. Ofrece buenos resultados.

¿Qué necesito para elaborar mi mascarilla?

Nuestra mascarilla para rejuvenecer el rostro va a necesitar los siguientes elementos:

 

3 cucharadas de arroz integral orgánico. Podrás encontrarlo en tiendas naturales especializadas, lo que buscamos sobre todo es que sea orgánico, es decir, libre de pesticidas o elementos químicos. De ese modo obtenemos todas las propiedades naturales del arroz.

Una cucharada y media de agua destilada.

Dos cucharadas de aguacate.

Media cucharada de miel.

¿Cómo elaboro mi mascarilla para rejuvenecer el rostro?

Muy fácil, como ya puedes deducir, lo que vamos a hacer es cocer el arroz. Es muy poca cantidad como puedes ver, pero lo que buscamos es que nuestra mascarilla esté recién hecha, ahí donde podemos beneficiarnos de sus virtudes. Caliéntalo pues hasta que el arroz se ablande, y después, separa el arroz del agua obtenida. Reserva ambas cosas.

Lo que haremos ahora es coger el arroz, y en un recipiente, añadimos el aguacate y la miel. Con ayuda de una cuchara remueve bien para crear una pasta homogénea y fina. Cuando esté lista, la aplicaremos en nuestra piel.

Deja que actúe en el rostro al menos durante 15 o 20 minutos. Después, cuando la retires, coge un algodón y limpia tu rostro con el agua de arroz que habíamos obtenido y que estábamos reservando. De ese modo, exfoliamos y tratamos pequeñas manchitas e impurezas.

Como puedes ver esta mascarilla de origen japonés es muy completa, sencilla y económica. Nos beneficiamos del propio arroz y de su agua. Si te preparas este remedio dos veces a la semana, verás rejuvenecer tu rostro día a día. ¡Pruébalo!

loading...

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *